• 0

ADESA exige a los legisladores incrementar el presupuesto de salud para el 2019

El Gobierno tiene el deber de rectificar  el monto y la estructura del proyecto de Presupuesto para el 2019 que envió a las cámaras legislativas a fin de incrementar significativamente las partidas destinadas al sector salud, según advirtieron tres destacados economistas y el Presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD).

Al participar en un panel organizado por la Alianza por el Derecho a la Salud (ADESA), Wilson Roa, presidente del CMD, y los economistas Rosa Cañete, Roque Féliz y José Rijo coincidieron en calificar de irracional e inaceptable la proyectada reducción de la inversión estatal en salud en momentos en el que ese sector padece una profunda crisis, que tiene entre sus causas el bajo presupuesto con que opera.

El presupuesto de salud del año en curso es de 79 mil millones de pesos, equivalente a un 2.02% del Producto Interno Bruto (PIB) y el proyectado para el 2019 es de 81 mil millones, que es igual al  1.89% del PIB, la más baja inversión de los 34 países de América Latina y el Caribe.

En la introducción al panel, la coordinadora de ADESA, Alba Reyes,  dijo que la entidad sabe que para superar la crisis del sistema de salud no basta mejorar  la inversión y el gasto “pero este es un requisito imprescindible para evitar que el colapso siga cobrando vidas y aumentando el dolor del pueblo”.

Agregó que es bien sabido que los costos de la salud se incrementan debido a la creciente incidencia de las enfermedades crónicas, el envejecimiento poblacional y por la comercialización de tecnologías nuevas y más costosas.

Dijo que el Gobierno sabe que el deterioro de los servicios de salud ha llegado a niveles insoportables causando dolor y muerte en la población de escasos recursos, que depende exclusivamente de los hospitales públicos  para curase cuando se enferma. Recordó que el Seguro Familiar de Salud del Régimen Contributivo  tan solo abarca a unos 4 de los 10.5 millones de dominicanos.

Roque Féliz, por su parte, dijo que es una vergüenza que un país como la República Dominicana, que exhibe un crecimiento promedio de la economía en los últimos 17 años de un 4.6% anual, ocupe los peores lugares de América Latina en indicadores de salud, como son la mortalidad materna y neonatal, el embarazo en adolescente, la prevalencia de enfermedades catastróficas, las muertes por accidentes de tránsito y por problemas cardíacos.

Recordó  que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) afirma que “un sistema de salud es eficiente en la asignación de recursos cuando consigue optimizar el balance de gasto-salud, es decir, cuando con unos recursos dados, reduce la carga de morbilidad, incrementa el bienestar y aumenta la protección financiera de los hogares, de modo que haya un acceso equitativo a los servicios de salud. Un sistema ideal de este tipo orienta sus políticas a producir lo que la sociedad necesita y espera en materia de salud y bienestar”

A pesar de que el crecimiento del gasto público en salud ha sido similar al aumento del gasto público general   -que ha crecido a una tasa anual de 12.4% en los últimos 18 años-, la participación de este sector dentro de los demás componentes del Gasto Público Total ha disminuido en un 10.9% en ese mismo periodo de tiempo (BCRD, 2017).

La Salud pasó de representar el 11.7% del gasto público en el año 2000, a 10.4% en 2017 (BCRD, 2017). Es decir, el Estado invierte ahora  menos en salud que hace 17 años.

Wilson Roa, presidente del Colegio Médico Dominicano, aseguró que es inaceptable que el Gobierno insista en una política de inversión discriminatoria del sector salud, que debería ocupar un lugar prioritario en el Presupuesto del año 2019.

Los cuatro panelistas  llamaron a los diputados y senadores a enmendar el error que cometieron los planificadores del Gobierno Central y que en consecuencia se eleve el presupuesto de salud en consonancia con lo que estable la ley que crea la Estrategia Nacional de Desarrollo y que fue aprobada en el año 2012.  De acuerdo a esa ley el presupuesto del 2019 debería ser igual al 3.7% del PIB.

Además de incrementar el presupuesto de salud, los expertos señalan que también debe mejorar la calidad del gasto en se sector, priorizando la inversión en el primer y segundo nivel de atención y en  procurar la reducción de la  mortalidad neonatal, materna y por las denominadas enfermedades catastróficas, como son las cardíacas, diabéticas, renales, entre otras.

De acuerdo al Banco Central, el crecimiento de la economía dominicana durante el año en curso cerrará por encima del 6.7% y para el año próximo se proyecta un crecimiento similar.  ADESA reclama que ese espectacular crecimiento se refleje un incremento sustancial del presupuesto de salud y en una reorientación de gasto, que eleve su eficiencia y su calidad,  a fin de garantizar el acceso de la población a los servicios sanitarios a los que tiene derecho.

Send this to friend